Las abuelas de Loporzano

MITO

– Fue allá por el neolítico cuando nuestros ancestros decidieron ha­cerse sedentarios y comenzaron a cultivar la tierra. Habían aprendido a hacerlo observando la naturaleza, viendo como las semillas se deposi­taban en la tierra que sería fecun­dada por el agua desprendida del cielo. La tierra madre pariría nue­vos frutos que servirían de alimento y de semillas para repetir el ciclo.
Sin embargo, la mente humana no podía comprender el proceso agrícola sin la existencia de un po­der que de una u otra forma influyera sobre él, así surgió el «poder de la cosecha» y lo primero que el hombre debía de hacer para que le resultara más tangible era perso­nificarlo en un mito:

La figura, el nombre y la intensidad de esas personificaciones varía: madre del trigo, ABUELA, madre de la espiga o vieja ramera en los países anglogermánicos; mujer vieja o anciano entre los esla­vos; madre de la cosecha o el viejo entre los árabes; el anciano o la barba (la barba del Salvador, de S. Elías o de S.Nicolás) entre búlga­ros, servios y rusos, …
La misma terminología y concepciones similares se observan en pueblos no europeos. Y la misma terminología, y concepto tenemos en el Altoaragón.

LEYENDA

El mito de «las abuelas» no queda detenido en el tiempo sino que va evolucionando y asumiendo nuevos roles a lo largo de la historia:
El viejo y la vieja, en los que los campesinos ven una especie de personificación de los «poderes» y de la fertilidad del campo, van acentuando con el tiempo su perfil mítico, bajo la influencia de las creencias funerarias; se apropian la estructura y los atributos de los antepasados, de los espíritus de los muertos. Las abuelas altoaragonesas heredan las propiedades de los muertos y ellas mismas habrán de morir para que el pueblo superviviente reciba a través de ellas las tierras de los pueblos «amortados». Esto es lo que nos cuenta la leyenda standard que a continuación relatamos:

Un pueblo es asolado por una peste, sólo una o dos abuelas sobreviven y éstas al verse desamparadas buscan refugio en las poblaciones vecinas donde paulatinamente se les niega al llevar «el bayo». Por fin llegan a una localidad menos escrupulosa que las alimenta y recoge en un lugar apartado (cueva, torre de la iglesia, hospital, etc.).
Como únicas supervivientes son también únicas herederas y al morir ceden sus derechos al pueblo que tan hospitalariamente las acogió.

Existen variaciones que anotamos según el caso:
– Almergue-Laluenga: la casa más rica se queda con todo.
– Arnillas, La Castena y la Torraza-Angüés: la abuela superviviente vivió y murió en la torre de la iglesia y aún se recuerda sunombre: María Lacoma.
– Bascués-Casbas: la abuela acude directamente a Casbas donde la acogen.
– Gárgoles, S. Pedro y Las Ventas-Loporzano: son tres abuelas, una de cada pueblo, y entre las tres fundan un nuevo pueblo: Loporzano. Este caso es similar al de Pont de Suert.
– Lasoasa: En este pueblo y según A.Castán, existían dos leyendas diferentes. La primera se refiere al despoblado de Castillón que al extinguirse dejó dos abuelas con vida, ambas fueron mantenidas en una cueva por los vecinos de Lasaosa; sólo hubo una casa que no colaboró por lo que fue privada de su parte en la herencia. En el segundo
caso, Villar de Javierre, la manutención corrió a cargo de dos pueblos que se reparten el legado
(Lasaosa y Solanilla); se da también el hecho de la familia que no colabora y que también se queda sin nada. No se cita la causa de la despoblación pero es de suponer que si vivían en cuevas era por temor a posibles contagios.
Mención aparte merecen Bureta (Fañanás) y Sevil (Adahuesca). El primero perdió el ritual pero a cambio nos ofrece una simbología alegórica a la fertilidad. El segundo conserva en su leyenda unos rasgos diferenciales que han hecho posible la pervivencia del rito, mientras que por otro lado también nos da los datos documentales suficientes para poder desenmascarar la leyenda en el contexto histórico. Pero dejemos esto para más adelante.

Patrocinado por: HD Drones

Texto: MANUEL P. BENITO Instituto Aragonés de Antropología

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.