La Excalibur Aragonesa

– La legendaria espada del Cid guarda celosamente sus secretos. Solo nombrarla nos sugiere recuerdos de batallas épicas, de nobles caballeros y de grandes reyes. Un arma mágica que estuvo protegida por los templarios.

La primera vez que una espada con ese nombre en la historia es en 1020 en manos de Ramón Berenguer I en un documento templario el “Liber Feudorum” . Así la Tisó aparece en manos de los condes de Barcelona. Los historiadores no reconocen, oficialmente, que la Tisó y la Tizó castellana son la misma espada templaría.

Pero esta afirmación se comienza a complicar en los montes de Monroyo. En el cantar del Mio Cid refleja una extraña historia. En la batalla de Tebar (1090) el Cid gana la batalla a Ramon Bernguer II y le hace prisionero.

“Vençido a esta batalla el que en buena hora nascó/ Al conde don Remont a preso le a tomado/ Hi gañó a Colada que más vale de mil marcos”

Este lugar “Tebar” se identifica con un bosque de la villa del Matarraña. Entre estos pinares de Teruel también se fraguan leyendas.

El autor de este cantar la llama “la colada”. Así pues en el cantar se nombra al campeador con dos espadas. “la Colada” y” la Tizona”. En concreto se dice que al conde de Barcelona se le arrebata “la colada” parece lógico pensar que el anónimo autor del cantar se equivoca y que es la Tisó que los castellanos llaman Tizo el arma en concreto. Algunos autores proponen que tanto la colada como la Tizona son la misma espada (Martí de Riquer y Ferrán Juste) . La historia se complica cuando la Tizona aparece en dos documentos posteriores. Por una parte en la dote de la hija de don Rodrigo Díaz de Vivar, doña Maria de Rodriquez, en sus esponsales con Ramon Berenguer III , típico de la nobleza tan pronto se aman como se matan. También sitúa a otra Tizona en la dote de su otro hija, Cristina, con Sancho Ramirez que en ese momento era conde de Monzón . Uno de sus hijos pasaría a ser Rey de Navarra ,Garcia Ramirez “el restaurador”. En el cantar también el Cid deja sus espadas a sus yernos pero el autor parece que se inventan dos personajes que no existieron realmente.

Paseando por estas montañas entre Monroyo y Rafales buscando respuestas parece que di con una teoría. El cid arrebató de manos de ramón Berenguer II una vetusta y ajada arma que el campeador mando hacer copia de ella. Para replicar una pieza se utiliza una técnica que se denomina colado que consiste en tomar un molde de un objeto y después llenar este molde con un metal fundido. Así tenemos una parte del enigma resuelto. La tizona y la colada son dos espadas gemelas y las dos empuñadas por Rodrigo Díaz de Vivar.

Según el canónigo Monzones Pilzano al parecer un hermano menor de García Ramirez recibió de su madre la espada. Así aparece un caballero apodado “Tizón” que fallece en la batalla de Fraga en 1134. Su hijo que se hizo templario llevó esta arma de vuelta al castillo de Monzón. Así queda en un documento nombrándola “petri ticiones”. El historiador Ubieto en sus “Estudios sobre el Cid” dice que la espada estuvo colgada sobre la tumba de un Templario en la Iglesia del Castillo.

La Orden se hizo cargo del castillo de Monzón y de la custodia de esta reliquia de doble filo. Es en esta fortaleza donde se forjaría con el martillo y el Yunque se templaría una persona, un Rey que estuviese a la altura de la espada.

En Monzón se cuenta le leyenda de un niño que acompañado por el comendador del castillo llegan a una cueva donde vivía una anacoreta. El ermitaño al parecer sumergió el arma que portaba el señor del castillo en una fuente cercana y se la entregó al que sería Jaume I el conquistador. Así en la fuente del Saso en Monzón la Excalibur Aragonesa salió de las aguas para volver a entrar en la épica del Reino. El temple forjó un Rey al que entregó el arma que le estaba esperando. Hoy la fuente del Saso es un charco inmundo. Vergüenza de tierra que no respeta los lugares donde se crean nuestros mitos.

Así la historia reflejada en el “LLibre del Fets” nos cuenta como Jaume I el Conquistador portando la espada Tizona comienza una cruzada en la que logra formar un imperio que llegaría desde San Juan de la peña hasta Valencia
“…haviem nos auyta una espasa de Montsó que havia nom Tisó, que era molt bona e aventurosa a aquells qui la portaven, e volguem-la més levar que la llança…” (Llibre dels Feyts).

Un arma que describen como “constil.lades”, fabricadas en una constelación especial ( Dontze del Crestiá 1365).
Los magos cuentan que aquel acero fue fraguado en la luna llena de géminis para que un Rey Dragón no perdiese ninguna batalla combatiendo con ella.

Algunos dicen que hoy se encuentra en un museo de Toledo, por la que se pagó 1,5 millones de euros. Otros opinan que los templarios la custodian esperando el momento que un Rey la vuelva a empuñar con honor.

Los ingleses harían películas, los franceses grandes documentales. Los Aragoneses que ni queremos ni sabemos ensalzar nuestra historia seguimos sin hacer nada por recordar nuestro pasado.

Patrocinado por: HD Drones

Texto: Sergio Solsona Palma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.