El dance del degollau y la leyenda del rey moro de Alquézar.

– En esencia, la leyenda tendría el siguiente argumento:

El rey de los moros estaba en Alquézar. Desde allí se comunicaba con los que estaban en la torre de Santolaria mediante faros en la corona de los castillos. Tenía dos mujeres, una para peinarlo y otra para su “servicio”. Un día, la que lo peinaba lo degolló con un cortaplumas o una cuchilla (según versiones) y sacó por la ventana del castillo un trapo rojo (en ocasiones se dice que ensangrentado) para advertir a los suyos y que atacasen la fortaleza. Los demás moros, al quedarse sin mando, huyeron; muchos se tiraron por el barranco (sepultándose en las gorgas del río) y otros, más atrevidos, se fueron a África. Entonces se fueron los moros de España.

Una mujer llamada Felisa, natural de Aguas, conocía esta misma leyenda, pero explicaba que la mujer había sido secuestrada por el rey moro y que esta fue la causa de que fueran a matarlo.

En cuanto al dance del “Degollau”, no se conoce muy bien su origen; siendo posiblemente también muy antiguo. Se ha hipotetizado que pudiera tener antecedentes en la Edad del Bronce, pero también tener una relación con la leyenda o mito del rey moro degollado.

En su coreografía se simula el ataque con las espadas al danzante de las cintas (antiguamente era el mayoral). Estos empiezan a moverse en un corro según el ritmo de la música, cogiendo la punta de la espada larga del anterior y angostando progresivamente el círculo en forma helicoidal hacia el centro, donde se encuentra el titular de cintas. Al finalizar, este ultimo parece quedar degollado, con todos los danzantes apiñados a su alrededor, formando como una masa única.

Esta figura de los danzantes , todos agrupados y rodeando el cuello del danzante de las cintas con sus espadas, resulta muy espectacular y se emplea en los periódicos locales como típica imagen fotográfica de la Fiesta de San Lorenzo. Hay quienes han interpretado esta imagen como la integración simbólica de todos los oscenses.

La música empleada para esta danza del “Degollau” era inicialmente la de las espadas, pero debido a los problemas de ritmo que presentaba, desde el siglo XX se baila a los acordes de “Recuerdos de Huesca” una extraordinaria composición de D. Francisco Roman. Este fue un compositor militar que acompaño a los danzantes con la banda y a quien le dedicaron su amistad, siendo ellos mismos, por medio del Mayoral, quienes le solicitaron una nueva melodía que, de honda inspiración laurentina, pasará a la historia musical oscense.

Texto y foto: danzantesdehuesca.es , Carlos González

Patrocinado por: Huesca Drones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s